Oración de la mañana antes de una entrevista de trabajo

Buenos días, mi adorado y gran Señor,

esta mañana me levanto con ganas, motivado,

nervioso y preocupado al mismo tiempo,

tengo una entrevista de trabajo y sé que me ayudarás,

es un trabajo bueno, donde puedo servir a los demás,

donde me genera buenos ingresos y podré traer el sustento a casa,

es todo lo que necesito, y no quiero dañar esta oportunidad que me darán.

Permíteme pensar claramente, 

para que todas las cosas que piense tengan sentido,

que mi curriculum cumpla los requisitos de ingreso,

para que no sea un impedimento para obtener el trabajo,

sé que me toca debutar por el puesto con otras personas,

que ellos tengan suerte y que gane el mejor candidato,

pero permíteme a mí destacar,

sabes cuánto lo necesito, cuánto anhelo ese oficio,

es un labor que me permitirá crecer económicamente,

que me impulsará lejos en la vida.

Dame el valor para demostrar todo lo que tengo para dar,

dame la sabiduría y entendimiento suficiente,

para responder todas las preguntas con eficiencia,

ilumíname con tu luz radiante de amor para que,

mi presencia sea notada y llame la atención,

para sobresalir entre los demás y sea tomado en cuenta,

sana cualquier pensamiento que me limite o ponga barreras

en mi mente, no quiero no tener respuestas,

quiero brillar, destacar y deslumbrar en este labor.

Permite que todas las riquezas que habitan en mí

se puedan mostrar, todos mis dones, mis habilidades,

sean apreciadas y tomadas en cuenta.

Haz que este trabajo sea una transformación para mi ser,

que me convierta en alguien nuevo, en alguien renovado,

permíteme que, con este trabajo, alcance la felicidad

esté satisfecho con lo que hago y me permita cubrir los gastos,

me permita darme ciertos lujos y me de la posibilidad

de ayudar al prójimo.

Señor,

en esta mañana,  donde me propongo realizar la entrevista

te pido que me bendigas, que me protejas,

que me ayudes y me des tu mano para lograr lo que necesito,

este trabajo es todo lo que requiero para salir adelante,

es todo lo que una vez pedí a ti en oración,

y hoy te pido, nuevamente en oración,

para que me lo den.

Si no llego a quedar en este trabajo,

entenderé que no era para mí, que he estado equivocado,

es tu voluntad y la obedeceré,

sé que preparas para mí en el futuro algo mejor,

algo que me de más resultado y me permita

cubrir y abarcar los gastos de mi hogar.

Te entrego mi voluntad, mi ser, mi corazón,

y que sea lo que tú prefieras, Señor.

Pero, si estoy destinado a tenerlo,

lucharé por él con todas mis fuerzas,

y daré mi mejor esfuerzo por obtenerlo,

para demostrar a mi familia que puedo ser alguien en la vida,

para demostrarme a mí mismo que puedo lograr

todo aquello que me proponga,

para demostrarte a ti que tendré éxito y seré alguien juicioso.

En el nombre del Padre, del Hijo,

y del Espíritu Santo, por intercesión de la Virgen María.

Amén.

Pedirle a Dios por una entrevista de trabajo es efectivo.

Cuando presentamos una entrevista de trabajo nos encontramos nerviosos, preocupados, no sabemos qué pasará o si obtendremos la entrevista, las cosas se ponen tensas y cuando nos llaman en nuestra mente decimos «que sea lo que Dios quiera», Dios siempre querrá el bien para ti, y si este trabajo te hará bien, te lo dará, sino, tendrá algo preparado para ti mejor en el futuro. Por ello, hacer esta oración antes de una entrevista de trabajo en las horas de la mañana nos permite conectar con Dios y que sepa que estamos preocupados por lo que pasará en nuestra entrevista, él nos dará las fuerzas necesarias y la capacidad de lograr todo lo que nos propongamos.